Anuncios

¡Michael Jordan el hombre que no tuvo éxito en el béisbol!

De Michael Jordan tuvo un éxito instantáneo en su aventura de 1994, el béisbol perdió un probable jardinero sustituto del montón y el baloncesto perdió una figura más importante de todos los tiempos.

Gracias a Dios, el paso de Jordania por la pelota fue efímero, podrían que pueda regresar al cesto y completar una de las carreras más extraordinarias que tuvieron la atleta alguna en la historia del planeta Tierra.

Michael “Air” Jordan había garantizado un lugar en el Salón de la Fama del Baloncesto y un puesto entre los mejores de todos los tiempos en la liga profesional estadístico de baloncesto (NBA) cuando anunció un retiro inesperado del juego a los 30 años de edad en octubre de 1993, menos de tres meses después de que su padre, James Jordan, fuera asesinado.

Lleva ESPN a todos lados
Si quieres recibir la mejor información del mundo deportivo, descarga la aplicación ahora.
espn.com/app »
En nueve temporadas en la NBA, Jordan había acumulado nueve selecciones al Juego de Estrellas, siete títulos de anotación, tres premios de Jugador Más Valioso (MVP) y su equipo, los Chicago Bulls, habían ganado las últimas tres finales de la liga, venciendo a Los Angeles Lakers, Portland TrailBlazers y Phoenix Suns. En cada una de esas finales, Jordan fue el MVP.

Jordan, quien había ganado un título nacional universitario con Carolina del Norte en 1982 y fue parte del histórico “Dream Team” original de Estados Unidos que aplastó a todos sus rivales en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, estaba en la cima del mundo cuando dejó el basket and firmó un contrato de ligas menores con los Chicago White Sox, en 1994, para comenzar una carrera profesional en un segundo deporte.

ANUNCIO

La firma de Jordania con los Medias Blancas tiene 10 días antes de cumplir los 31 años, una edad en la edad de la mayoría de los peloteros están a la mitad o cerca del final de sus carreras. En ese punto de su vida, para llegar a jugar en las Grandes Ligas, incluso si era Jordania, un pelotero está obligado a quemar etapas más rápidas de lo acostumbrado.

A diferencia del baloncesto o el fútbol americano, el béisbol profesional tiene un sistema de desarrollo que incluye muchas repeticiones en varias capas de las ligas menores antes de dar el salto al nivel superior. Desde que MLB tiene un sorteo colegial para reclutar el talento doméstico (1965 en adelante) solamente 21 jugadores aparecieron en Grandes Ligas sin pasar por las fincas. Apenas dos (Xavier Nady en el 2000 y Mike Leake en el 2010) en un cuarto de siglo.

Además de baloncesto, Jordan jugó béisbol y fútbol americano en la escuela secundaria, pero siempre tuvo claro que sus mejores oportunidades de alcanzar el estrellato estaban en el deporte del aro y el balón y eso fue lo que hizo por tres años en Carolina del Norte, antes de ser seleccionado por los Bulls con el tercer pick (detrás de los Houston Rockets, que escogieron a Hakeem Olajuwon, y Portland, que prefirió a Sam Bowie) del draft de la NBA de 1984.

Los White Sox invitaron a Jordania a los entrenamientos primaverales y posteriormente lo asignaron a los Birmingham Barons, su sucursal de la Liga del Sur, categoría Doble A, para que organice su nueva carrera.

Desde el punto de vista positivo para Jordania, comenzando su aventura en la mitad de la escalera que lleva a las Grandes Ligas, pero el lado negativo era que tenía que empezar a enfrentarse al mejor talento puro que tiene el béisbol en los niveles básicos.

Más allá del impacto mediático de tener al atleta más popular de su era haciendo el intento de dominar un nuevo deporte, en un ambiente diametralmente opuesto al lujo y las comodidades que tenía en el baloncesto profesional, al final del día, Jordania evaluado en el béisbol por su rendimiento en el campo y su nivel con respecto a la competencia.

Pese a que tiene éxito como un obrero, que se integró humildemente al grupo de jugadores de los Barones que lo miraban como si fuera Jesucristo resucitado, la realidad es que Jordan se estrelló contra un muro en su intento de ser pelotero.

El jardinero bateó .202 (436-88) con 21 extrabases (3 jonrones), 30 bases robadas, 51 carreras impulsadas y 46 anotadas en 127 juegos. Se ponchó 114 veces y tuvo terribles porcentajes de OBP (.289), Slugging (.266) y OPS (.556).

Para ser su primera experiencia en un deporte tan difícil, podría considerarse como aceptable el rendimiento. Pero Jordan no era un niño latinoamericano de 17 años viajando por primera vez a Estados Unidos y en proceso de adaptación. Para un súper atleta, acostumbrado a dominar desde muy joven, debió ser una experiencia extenuante, a veces frustrante.

Aunque la huelga de jugadores que detuvo la temporada de Grandes Ligas en agosto de ese año no afectó a los torneos de ligas menores (Birmingham quedó en el sótano de la División Oeste con registro de 65-74, mientras que Huntsville Stars, entonces afiliado a Oakland Athletics, fue el campeón de la Liga de Sur), sí tuvo un impacto en la decisión de Jordan de aba

Anuncios

Attachment

admin

Otniel Batista, nuestro invitado en esta oportunidad radicado en la ciudad de New York, vió la luz del sol por primera vez, un 12 de Enero de 1980. Junto a sus progenitores, se crió en los Bajos de Haina D.N. República Dominicana. Sus padres responden a los nombres de Silfredo Batista y Evelin Geraldino.Su abuela Doña Gladys Montaño, siempre le inculcó buenos modales, asi como le aconsejaba labrar un futuro prometedor. Otniel desde muy temprana edad, siempre anheló trazarse pautas de progreso. Emigró a la ciudad de New York desde temprana edad, con la finalidad de probar mejores oportunidades. En la ciudad de los denominados rascacielos, ha podido sortear los consabidos triunfos y reveses, que en ocasiones se le presentan a cualquier ser humano, en los escenarios o latitudes en que uno esté involucrado, sorteando los medios de sostenibilidades frecuentes en nuestras existencias. Rondando los años 2006, tomó como escenario de ensayo el gran estadio de los Metropolitanos de New York, enclavado en el Condado de Queens, a manera de práctica. A la sazón decidimos inscribirnos en el TCI broadcast School de la gran urbe, para asi tomar como base nuestras ideas, por lo que finalmente logramos graduarnos como periodista, en el instituto mas arriba indicado.

Deja un comentario