Connect with us

Basketball

Me cuesta creer que Toni Kukoc aún no sea un miembro del Salón de la Fama

En la memoria de muchos, Toni Kukoc no es un jugador, sino dos. Es el alero espigado que registró en nuestras vidas en el campeonato del mundo junior de Bormio, en 1987, anotando 11 de 12 triples contra Estados Unidos, cuando apenas contaba con dieciocho años. Es el hombre que lideró a la Jugoplastika de Split a tres títulos consecutivos de la Copa de Europa de baloncesto combinando episodios y fantasía. Es el complemento perfecto de los Petrovic, Radja y Divac en la selección yugoslava que ganó dos campeonatos de Europa (1989 y 1991), Un Mundial (1990) y una plata olímpica (1988), que ganó dos para Kukoc cuando Croacia llegó a la final de los JJOO de Barcelona 92.

Solo ese Toni Kukoc ya tendrá un lugar entre los elegidos de este deporte. Una anomalía absoluta que le permite pasar por todas las posiciones del campo: de base a pívot según las necesidades. El asunto es que hay otro Toni Kukoc: el que llega a los Chicago Bulls en 1993, justo el año de la primera retirada de Jordania. El que tiene que convivir con el desprecio de sus compañeros y especialmente el de la estrella del equipo, Scottie Pippen, que siempre le vio como un enemigo. El que se reinventó como jugador suplente, ala-pivot abierto para tirar triples y correr contraataques. El que fue nombrado mejor sexto hombre de la NBA en 1996 y ganó tres anillos de campeón en el, para muchos, mejor equipo de todos los tiempos.

Esta combinación de calidad, adaptación y resultados es única en la historia de este deporte. Por supuesto, los Divac, Petrovic o Sabonis abrieron camino y deslumbraron a su paso, pero no ganaron tres títulos consecutivos en Europa y otros tres en Estados Unidos siendo piezas decisivas en sus equipos. Los Nowitzki, Tony Parker, Pau Gasol y otros campeones europeos de la NBA nunca dominaron el baloncesto FIBA ​​con sus clubes por mucho que lo hicieran con sus selecciones.

Sin embargo, por razones que se escapan al aficionado que vio crecer la leyenda hasta llegar a lo más alto, Toni Kukoc no tiene buena prensa en Estados Unidos. En las promociones de “The last dance”, el esperado documental de ESPN y Netflix sobre el último año de Michael Jordan en los Bulls, Kukoc directamente no aparece. Obsesionados con las listas VIP, cada año la NBA nombra a algunos de los mejores jugadores retirados para formar parte de su Salón de la Fama o “Salón de la Fama”. Kukoc es constantemente ignorado.

Click to comment

Deja un comentario

More in Basketball