Anuncios

La victoria del Levante ante el Barcelona certifica a LaLiga como la competición más igualada de Europa


Hay tres equipos que comparten el liderazgo y trece equipos en solo cinco puntos. Es probablemente la LaLiga más competida en la historia de España desde que hay tres puntos por victoria

La dramática victoria del Levante por 3-1 sobre el Barcelona el sábado fue solo el último hito de la súper emocionante carrera por el título de LaLiga 2019-20, donde hay cinco equipos que ahora están a un solo punto del liderazgo. Es una prueba más de todo el progreso realizado en el fútbol español en los últimos años.

La última y emocionante jornada de LaLiga Santander este pasado fin de semana también vio al Real Betis obtener un empate 0-0 ante el Real Madrid, mientras el Atlético de Madrid y el Sevilla se fajaron en un disputado 1-1, y la Real Sociedad llegó a la cima de la tabla al ganar 2-1 al líder de la semana pasada: el Granada.

Todo esto significa que Barça, Madrid y Real Sociedad tienen 22 puntos después de 12 jornadas de la campaña 2019/20. Atlético y Sevilla están a solo un punto de distancia, mientras que Granada [20], Getafe [19], Osasuna y Villarreal [18] y Valencia, Levante, Athletic de Bilbao y Valladolid [17] están en un margen de apenas cinco puntos. Eso significa que hay 13 equipos en una ligera distancia de 5 puntos.

El capitán del Madrid, Sergio Ramos, dijo a la televisión española el sábado por la noche que LaLiga, con tantos equipos fuertes, ahora claramente se convirtió en la mejor liga del mundo.

“Esa es la realidad de nuestro fútbol”, dijo Ramos. “Se está volviendo cada vez más difícil. Hoy el Levante ha vencido al Barcelona, ​​por lo que nunca se puede decir que alguien definitivamente va a ganar. Eso es lo que hace que LaLiga sea la mejor del mundo. Cualquier error puede hacerte caer en la tabla”.

Ramos sabe de lo que habla: el mes pasado, su equipo lleno de ganadores de la Liga de Campeones fue derrotado 1-0 ante el Real Mallorca, que solo 18 meses antes estaba jugando en el tercer nivel de España: la Segunda División B.

Los primeros tres meses de la temporada han visto otros muchos resultados sorprendentes. Los campeones del año pasado, el Barcelona, ​​también perdieron ante Athletic de Bilbao y Granada. A la victoria del Mallorca ante los galácticos del Real Madrid le siguió una derrota de los bermellones ante el entonces colista Leganés. Granada lideraba la tabla hasta su traspiés a mitad de semana en Getafe. El Atlético estaba arriba del todo cuando perdió ante la Real Sociedad. Cada semana trae una sorpresa nueva y, a menudo, un nuevo líder en LaLiga.

La tensión en la cima de La Liga contrasta con las situaciones en las otras grandes ligas de Europa. El líder de la Premier League, el Liverpool, está seis puntos por delante del Manchester City en segundo lugar, y a 14 puntos de Arsenal, en el quinto lugar. El Paris Saint Germain parece listo para un octavo título en Francia en nueve temporadas, ya que tiene una ventaja de siete puntos. En Italia, la Juventus tiene muchas papeletas para sumar su noveno trofeo consecutivo de la Serie A después de nueve victorias y dos empates en sus 11 partidos hasta el momento. La Bundesliga parece más equilibrada en lo que va de la temporada, aunque el Bayern de Múnich sigue siendo el gran favorito para ser el campeón alemán por octavo año consecutivo. Por lo tanto, no sería injusto asegurar que LaLiga sea hoy el torneo más competitivo de entre las mejores ligas de Europa.

Un factor importante para que la Primera División de España se haya vuelto tan competitiva son los controles financieros implementados desde 2012 por el presidente de LaLiga, Javier Tebas. Estos incluyen una distribución mucho más equitativa de los ingresos de la televisión, lo que garantiza que los clubes más pequeños tengan asegurada una cantidad significativamente mayor de dinero cada año. LaLiga también ha introducido controles económicos, bajo los cuales las autoridades fijan cuánto puede gastar cada club en sus plantillas, de modo que ninguno esté tentado a gastar más allá de sus posibilidades.

Estas dos innovaciones se han combinado para ayudar a poner fin a un ciclo de “auge y caída” entre algunos clubes. También significa que incluso los equipos “más pequeños” pueden atraer estrellas de calidad internacional. El Betis ahora tiene un ganador del Mundial 2018 en el mediocampista francés Nabil Fekir, mientras que el Levante fortaleció considerablemente su equipo el verano pasado al firmar 10 nuevos jugadores de cinco nacionalidades diferentes.

Esto ha llevado a una carrera por el título mucho más impredecible, ya que los equipos tradicionalmente más grandes están a prueba cada vez que juegan. Hace un par de años, la norma era que el Barça y el Madrid se alejaran rápidamente de los demás y luego pelearan entre ellos por el título. Los Blancos alcanzaron los 100 puntos en 2011/12, con el Valencia tercer clasificado a la deriva, a la friolera de 39 puntos. El equipo Blaugrana igualó esa hazaña “centenaria” la siguiente temporada, mientras el Atlético de Madrid sumó 76 puntos en el tercer puesto, y la Real Sociedad fue cuarto con 66.

Las cosas han cambiado bastante rápido. Hace dos años, la brecha tras 12 jornadas entre el primer lugar [Barça] y el quinto [Sevilla] era de 12 puntos. En este momento de la temporada pasada, seis equipos estaban a cuatro puntos de la cima. Actualmente, el Real Valladolid -en el puesto 13- está a solo cinco puntos de los líderes. Y la situación sigue cambiando semana a semana.

Hay que remontarse a la campaña 1998/99 para ver la última vez que 22 puntos fueron suficientes para liderar LaLiga después de 12 jornadas. Entonces, el Mallorca era el líder, con el Celta de Vigo en segundo lugar, un punto por debajo. El Barça llegó a ser campeón al final, pero tanto Mallorca como Celta mantuvieron su desafío para clasificar para competiciones europeas. Además, la brecha entre el líder y el octavo clasificado entonces era de sólo tres puntos esa temporada, cuando esta temporada es de cuatro puntos. Pero también es cierto que la actual LaLiga deja el sorprendente dato de 13 equipos en apenas cinco puntos. De ahí que se pueda decir que este campeonato sea, probablemente, el más equilibrado de la historia del fútbol español, al menos desde que hay tres puntos por victoria (1995).

La temporada pasada, el Barça ganó el título con 87 puntos, el puntaje final más bajo de la década. Este año probablemente se necesitarán aún menos puntos para llevarse el trofeo. Pero como dijo Ramos el domingo pasado, eso es la evidencia de que LaLiga se vuelve cada vez más difícil todo el tiempo.

La victoria del Levante ante el Barcelona certifica a LaLiga como la competición más igualada de Europa
Hay tres equipos que comparten el liderazgo y trece equipos en solo cinco puntos. Es probablemente la LaLiga más competida en la historia de España desde que hay tres puntos por victoria

La dramática victoria del Levante por 3-1 sobre el Barcelona el sábado fue solo el último hito de la súper emocionante carrera por el título de LaLiga 2019-20, donde hay cinco equipos que ahora están a un solo punto del liderazgo. Es una prueba más de todo el progreso realizado en el fútbol español en los últimos años.

La última y emocionante jornada de LaLiga Santander este pasado fin de semana también vio al Real Betis obtener un empate 0-0 ante el Real Madrid, mientras el Atlético de Madrid y el Sevilla se fajaron en un disputado 1-1, y la Real Sociedad llegó a la cima de la tabla al ganar 2-1 al líder de la semana pasada: el Granada.

Todo esto significa que Barça, Madrid y Real Sociedad tienen 22 puntos después de 12 jornadas de la campaña 2019/20. Atlético y Sevilla están a solo un punto de distancia, mientras que Granada [20], Getafe [19], Osasuna y Villarreal [18] y Valencia, Levante, Athletic de Bilbao y Valladolid [17] están en un margen de apenas cinco puntos. Eso significa que hay 13 equipos en una ligera distancia de 5 puntos.

El capitán del Madrid, Sergio Ramos, dijo a la televisión española el sábado por la noche que LaLiga, con tantos equipos fuertes, ahora claramente se convirtió en la mejor liga del mundo.

“Esa es la realidad de nuestro fútbol”, dijo Ramos. “Se está volviendo cada vez más difícil. Hoy el Levante ha vencido al Barcelona, ​​por lo que nunca se puede decir que alguien definitivamente va a ganar. Eso es lo que hace que LaLiga sea la mejor del mundo. Cualquier error puede hacerte caer en la tabla”.

Ramos sabe de lo que habla: el mes pasado, su equipo lleno de ganadores de la Liga de Campeones fue derrotado 1-0 ante el Real Mallorca, que solo 18 meses antes estaba jugando en el tercer nivel de España: la Segunda División B.

Los primeros tres meses de la temporada han visto otros muchos resultados sorprendentes. Los campeones del año pasado, el Barcelona, ​​también perdieron ante Athletic de Bilbao y Granada. A la victoria del Mallorca ante los galácticos del Real Madrid le siguió una derrota de los bermellones ante el entonces colista Leganés. Granada lideraba la tabla hasta su traspiés a mitad de semana en Getafe. El Atlético estaba arriba del todo cuando perdió ante la Real Sociedad. Cada semana trae una sorpresa nueva y, a menudo, un nuevo líder en LaLiga.

La tensión en la cima de La Liga contrasta con las situaciones en las otras grandes ligas de Europa. El líder de la Premier League, el Liverpool, está seis puntos por delante del Manchester City en segundo lugar, y a 14 puntos de Arsenal, en el quinto lugar. El Paris Saint Germain parece listo para un octavo título en Francia en nueve temporadas, ya que tiene una ventaja de siete puntos. En Italia, la Juventus tiene muchas papeletas para sumar su noveno trofeo consecutivo de la Serie A después de nueve victorias y dos empates en sus 11 partidos hasta el momento. La Bundesliga parece más equilibrada en lo que va de la temporada, aunque el Bayern de Múnich sigue siendo el gran favorito para ser el campeón alemán por octavo año consecutivo. Por lo tanto, no sería injusto asegurar que LaLiga sea hoy el torneo más competitivo de entre las mejores ligas de Europa.

Un factor importante para que la Primera División de España se haya vuelto tan competitiva son los controles financieros implementados desde 2012 por el presidente de LaLiga, Javier Tebas. Estos incluyen una distribución mucho más equitativa de los ingresos de la televisión, lo que garantiza que los clubes más pequeños tengan asegurada una cantidad significativamente mayor de dinero cada año. LaLiga también ha introducido controles económicos, bajo los cuales las autoridades fijan cuánto puede gastar cada club en sus plantillas, de modo que ninguno esté tentado a gastar más allá de sus posibilidades.

Estas dos innovaciones se han combinado para ayudar a poner fin a un ciclo de “auge y caída” entre algunos clubes. También significa que incluso los equipos “más pequeños” pueden atraer estrellas de calidad internacional. El Betis ahora tiene un ganador del Mundial 2018 en el mediocampista francés Nabil Fekir, mientras que el Levante fortaleció considerablemente su equipo el verano pasado al firmar 10 nuevos jugadores de cinco nacionalidades diferentes.

Esto ha llevado a una carrera por el título mucho más impredecible, ya que los equipos tradicionalmente más grandes están a prueba cada vez que juegan. Hace un par de años, la norma era que el Barça y el Madrid se alejaran rápidamente de los demás y luego pelearan entre ellos por el título. Los Blancos alcanzaron los 100 puntos en 2011/12, con el Valencia tercer clasificado a la deriva, a la friolera de 39 puntos. El equipo Blaugrana igualó esa hazaña “centenaria” la siguiente temporada, mientras el Atlético de Madrid sumó 76 puntos en el tercer puesto, y la Real Sociedad fue cuarto con 66.

Las cosas han cambiado bastante rápido. Hace dos años, la brecha tras 12 jornadas entre el primer lugar [Barça] y el quinto [Sevilla] era de 12 puntos. En este momento de la temporada pasada, seis equipos estaban a cuatro puntos de la cima. Actualmente, el Real Valladolid -en el puesto 13- está a solo cinco puntos de los líderes. Y la situación sigue cambiando semana a semana.

Hay que remontarse a la campaña 1998/99 para ver la última vez que 22 puntos fueron suficientes para liderar LaLiga después de 12 jornadas. Entonces, el Mallorca era el líder, con el Celta de Vigo en segundo lugar, un punto por debajo. El Barça llegó a ser campeón al final, pero tanto Mallorca como Celta mantuvieron su desafío para clasificar para competiciones europeas. Además, la brecha entre el líder y el octavo clasificado entonces era de sólo tres puntos esa temporada, cuando esta temporada es de cuatro puntos. Pero también es cierto que la actual LaLiga deja el sorprendente dato de 13 equipos en apenas cinco puntos. De ahí que se pueda decir que este campeonato sea, probablemente, el más equilibrado de la historia del fútbol español, al menos desde que hay tres puntos por victoria (1995).

La temporada pasada, el Barça ganó el título con 87 puntos, el puntaje final más bajo de la década. Este año probablemente se necesitarán aún menos puntos para llevarse el trofeo. Pero como dijo Ramos el domingo pasado, eso es la evidencia de que LaLiga se vuelve cada vez más difícil todo el tiempo.

Esto plantea un gran desafío para todos los jugadores y entrenadores involucrados, y lleva a muchos altibajos a los seguidores de todos los clubes. También certifica que España tenga la liga más emocionante del mundo. Que las sorpresas sigan llegando durante mucho tiempo.

Esto plantea un gran desafío para todos los jugadores y entrenadores involucrados, y lleva a muchos altibajos a los seguidores de todos los clubes. También certifica que España tenga la liga más emocionante del mundo. Que las sorpresas sigan llegando durante mucho tiempo.

Anuncios

Attachment

Leave a Comment

(required)

(required)

A %d blogueros les gusta esto: