Anuncios

Alonzo Perry

Por Rafael V. Peña

New York – A pesar de tener apenas 28 de edad cuando arribó a la capital dominicana en el verano del 1951, Alonzo Perry, 1923 – 1982, era ya un veterano en la Liga de Color norteamericana y en la pelota profesional caribeña.En  su país,  Perry actuó del 1946 al 1950, con el Atlanta Black Crackers, el Homestead Grays y el Birmingham Black Barons.Siendo integrante de éstos últimos, los entonces Gigantes de New York enviaron un escucha a observar su actuación, pero al final del día, el escucha firmó a un jovencito de 17 años de edad, de nombre Willie Mays. El resto es historia.“No obstantes sus éxitos en las ligas de Latino América, Perry nunca tuvo la oportunidad de jugar en las Grandes Ligas. Varios escuchas alegaban que carecía de estilo, pero su temperamento y actividades fuera del diamante pudo haber sido la razón real. Siempre estaba en problemas con la ley, mientras era jugador y luego de su retiro”, Enciclopedia del Beisbol de Color, página 620.En Puerto RicoEn la Liga Boricua impuso su calidad de gran lanzador y temible bateador con los Indios de Mayagüez.En la temporada del 1948 – 1949, fue segundo en dobles y triples, bateando por encima de los .300 puntos, logrando doce victorias para un Mayagüez que se coronó campeón de la liga.Actuó en la primera Serie del Caribe celebrada en La Habana, Cuba, como inicialista y lanzador de los Indios.En República DominicanaSu Majestad, como fue bautizado por el gran periodista deportivo Félix Acosta Núñez, debutó con los Tigres del Licey el once de julio del 1951. Aunque se fue en blanco en el primer partido, a continuación bateó de hits en los siguientes 27 de la Serie Regular, un record para la época. En 1951, disparó además, tres cuadrangulares con los sacos llenos, uno de ellos, el primero, de nueve, que se han conectado en Series Finales del beisbol dominicano.  El extraordinario bateador Willard Brown, de los Leones del Escogido, no asistía a las prácticas de bateo del equipo. A una pregunta al respecto, Brown declaró:“Yo no puedo practicar diariamente porque no he venido al país para eso, sino simplemente para jugar los sábados y los domingos”, Tirso A. Valdez hijo, El Caribe, julio 31, 1951.Perry fue diferente. Se entregó totalmente a la causa azul.En 1953, impuso la todavía vigente marca de carreras impulsadas en una temporada, 53, en 56 encuentros, 27 de ellas en la I Vuelta, que Licey ganó con record de 20 – 7.Solo en dos oportunidades, dicha marca ha sido amenazada.En la temporada de 1970 – 1971, Jim Beuchamps, inicialista como Perry, de los Tigres del Licey, empujó 51, en 54, de los 60 partidos del equipo y por el jardinero Víctor Díaz, en el 2008 – 2009, quien llevó a la goma 50 vueltas, en 49 de los 50 juegos de las Águilas CibaeñasPerry fue factor preponderante para que en los torneos de verano, Licey actuara en los cuatro Play-offs finales, en dos de los cuales, se alzó con la corona final.Al CierreCoincidencia: El 22 de julio del 1951, Fiquito Suárez, de los Tigres del Licey, disparó el primer cuadrangular con los sacos llenos en el recién iniciado beisbol profesional dominicano. Suárez produjo su batazo contra el derecho Son Howell, de las Estrellas Orientales, en el Estadio Ramfis, de San Pedro de Macorís… Dos años después, su hermano Olmedo Suárez, también del Licey, conectó el primer jonrón dentro del cuadro, con las bases  repletas,  el 26 de abril del 1953, en el Estadio Trujillo, de Santiago. El “Chelito” empujó seis de las vueltas de su equipo, que ganó, 17-6, a las Águilas Cibaeñas.. El pasado 24 de marzo se cumplió un año más del fallecimiento de Luis Coss. Natural de Salcedo, provincia Hermanas Mirabal, Coss fue uno de los mejores lanzadores amateur de su época. Representó al país en 1956, en el Primer Campeonato Mundial de Beisbol Juvenil, celebrado en Méjico, encabezando un elenco de pitcheo compuesto por Juan Marichal, Julio César Imbert y Danilo Rivas. En 1960 fue escogido Lanzador del Año en el beisbol aficionado, luego de ganar más de 20 partidos con el Marina de Guerra. El zurdo Coss, quien murió en el 2004, no es miembro del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, pues como dice el refrán: Ni están todos lo que son, ni son todos los que están…Hasta la próxima, si Dios lo permite. Abur, abur.

Anuncios

Leave a Comment

(required)

(required)

A %d blogueros les gusta esto: