Anuncios

Estrellas Orientales Siempre en Casa

Por Rafael V. Peña

New York – Las Estrellas Orientales han logrado tres coronas finales, si se quiere reconocer la gallardamente conquistada en el torneo del 1936, organizado por un sistema diferente al actual, pero por ilustres dominicanos a quienes se le niega el fruto de sus grandes esfuerzos. La  Sultana del Este, que en el primer Campeonato Nacional en 1923, fue representada por las Panteras de Macorís, esta vez actuó por primera vez, como las Estrellas de Oriente.La primera coronaDirigidas por Enrique Mejía Arredondo, quien era al mismo tiempo, director de la Orquesta Sinfónica de Santo Domingo, las Estrellas carecían, en 1936, de un estadio, por lo que jugaban como local en el Complejo Deportivo Municipal, de la capital, y en el parque Enriquillo, de Santiago de los Caballeros.El domingo diez de mayo, San Pedro de Macorís, inaugura su entonces flamante estadio, pero sin nombre. El 17 de mayo lo llaman Juan Esteban Vargas y finalmante, el 24 de mayo, lo bautizan con el nombre de Complejo Deportivo “Tetelo Vargas Park”, ( Listín Diario, mayo 26, 1936 ).Ese domingo por la mañana, los Orientales vencieron, 9-0, a las Águilas de Santiago, logrando su primera corona, la que ciertos sectores niegan, dando la impression de que no se celebró en el país.La segunda coronaEn 1954, 18 años después, en la última temporada de la llamada pelota romántica, y con un formato a dos vueltas, los Orientales ganaron la segunda y con ello el derecho a enfrentarse a los campeones Tigres del Licey, triunfadores de la primera.El cuarto Play Off final, el entonces nombre de la Serie Final, se inició el sábado 21 de agosto, en el estadio de la Escuela Normal Presidente Trujillo, de la capital dominicana. Con las Estrellas al frente, dos juegos a uno, la serie se trasladó el sábado 28 al estadio Ramfis, de Macorís del Mar, donde los Orientales ganaron nuevamente.Finalmente, en el quinto juego de la serie, el domingo por la mañana del 29 de agosto, un sencillo del inicialista zurdo, el siempre afable Bienvenido “Bell” Arias, en la segunda parte de la octava entrada, empujó la vuelta ganadora, dando a los Orientales victoria, 2-1, y su segunda corona final en el beisbol por paga dominicano.  La tercera diadema
1968, un año en el que Vladimir Guerrero, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, y a quien se le dedica el presente campeonato, aún no había nacido, las Estrellas Orientales, luego de lograr cómodamente la serie regular, se enfrentaron a los Leones del Escogido, a quienes doblegaron en ocho encuentros.En el último, celebrado el 14 de febrero de dicho año, en el estadio Tetelo Vargas, los Orientales lograron su tercera coronal final. Siempre en casa.Al CierreAlberto González, antesalista de los Toros del Este en la presente Serie Final, batea para .143. Natural de Maracaibo, Venezuela, Gonzalez, de 35 años de edad, debutó en Grandes Ligas en el 2007. En 950 turnos al bate, de acuerdo a Baseballreference.com, promedió .239 con cuatro jonrones y 91 carreras empujadas. Jugó su último partido en las mayores en el 2013…José Sirí, jardinero central de las Estrellas Orientales, tiene promedio de .700. Sirí nació en 1995. Con apenas 23 años de edad, es una de las estrellas surgientes del beisbol dominicano. En el partido del sábado, con la anotación 12-2 a favor de los Toros, González y Sirí fueron expulsados por un altercado en la octava entrada. Hasta la próxima, si Dios lo permite. Abur, abur.

Anuncios

Leave a Comment

(required)

(required)

A %d blogueros les gusta esto: